Cómo se deben preparar las compañías para cumplir con sus próximas obligaciones internacionales en materia de derechos humanos?

Por: Alvaro Francisco Amaya-VillarrealVicepresidente de la Academia Colombiana de Derecho Internacional

Una de las criticas que se levantan frecuentemente al presente estándar internacional en material de derechos humanos y empresas es la ausencia de obligaciones internacionales que sujeten a las compañías a compromisos obligatorios de respeto de los derechos humanos. Aunque es cierto que en la actualidad no existe un instrumento de derecho internacional que obligue directamente a las empresas al respeto y garantía de los derechos humanos, no comparto del todo esta crítica, entre otros motivos porque es dicho estándar internacional el que llena de contenido el cumplimiento estatal de la obligación internacional de garantizar los derechos humanos y, por tanto, la exigencia del respeto de estos a las compañías en el nivel interno de acuerdo con el estándar internacional.

Al margen de dicha interesante discusión, en la mas reciente sesión del Consejo de Derecho Humanos se aprobó el proyecto de resolución para la creación por tiempo indefinido de un grupo de trabajo intergubernamental para “la elaboración de un instrumento internacional obligatorio para regular, en derecho internacional de los derechos humanos, las actividades de compañías transnacionales y otras empresas comerciales” (consulte aquí el texto completo). Este es el primer en el camino hacia la adopción y entrada en vigor de dicho instrumento de derecho internacional de los derechos humanos, y por tanto la consolidación de las obligaciones internacionales de las compañías. Sin embargo, dado que con seguridad el grupo de trabajo tendrá en cuenta el actual estándar internacional en la materia (en especial los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de Naciones Unidas, así como al menos la Carta Internacional de Derechos Humanos y muy seguramente los ocho Convenios Fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo), y que dicho marco es actualmente exigible de forma indirecta a las compañías a través del derecho domestico, las compañías que aún no han adoptado el respeto de los derechos humanos como eje de sus operaciones, estas se pueden preparar de muchas formas para cumplir con sus actuales obligaciones domesticas en derechos humanos y las obligaciones internacionales que resultarán de la labor del grupo de trabajo.

Asumiendo que estas obligaciones internacionales no retrocederán respecto de lo actualmente señalado en la materia de derechos humanos y empresas, las compañías deben adecuar su operación para (i) respetar de los derecho de los derechos humanos y (ii) garantizar la reparación de los impactos negativos o daños que produzcan.

En relación con el respeto de los derechos humanos, las empresas pueden avanzar en la adopción de políticas de derechos humanos desde el mas alto nivel organizacional, así como en el cumplimiento de su obligación de debida diligencia desde la perspectiva de derechos humanos (y con ello la identificación de los posibles impactos y riesgos de derechos humanos que la operación implica) y en relación con todos aquellos que participan de su cadena de valor. Con base en ello, las compañías podrán diseñar protocolos y estrategias (administrativos, legales y financieras) para minimizar eventuales impactos negativos en los derechos humanos y actuar adecuadamente si estos se presentan.

Respecto de la reparación de un eventual abuso de los derechos humanos, las empresas deben constituir mecanismos de quejas de supuestos abusos, así como denunciar y colaborar con las autoridades de las que tengan conocimiento. Adicionalmente, garantizar –bien sea motu proprio o a través de los procedimientos legales establecidos para ello- que una vez establecido el impacto negativo o abuso en el cual la compañía directa o indirectamente se vea involucrada el daño sea reparado.

Los anteriores son solo algunos ejemplos de las acciones que las empresas pueden adelantar con el fin de cumplir con los estándares internacionales en materia de derechos humanos, los cuales a pesar de ser obligatorios de acuerdo con la legislación nacional, lo serán también en el orden jurídico internacional cuando concluya el mandato del grupo de trabajo que conformará el Consejo de Derechos Humanos para tal efecto. Por lo tanto, el sector empresarial puede avanzar desde ahora en el cumplimiento de las futuras obligaciones internacionales en derechos humanos a través de la incorporación de los actuales estándares y el cumplimiento de la ley nacional en materia de derechos humanos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s