Caso Arctic Sunrise (Reino de los Países Bajos contra Federación de Rusia) ante el Tribunal Internacional del Mar: Amicus curiae de las organizaciones de la sociedad civil en los litigios internacionales.

Por: Lineth Soley Acero Ocampo/ Egresada de Relaciones Internacionales Universidad de San Buenaventura.

En este documento se dará a conocer los principales aportes del caso Arctic Sunrise el cual se surtió ante el Tribunal Internacional del Mar ante la demanda interpuesta por el Reino de los Países Bajos, contra la Federación de Rusia. En el procedimiento se discutió la posibilidad de presentar amicus curiae por parte de las organizaciones de la sociedad civil en litigios tanto consultivos como contenciosos ante tribunales internacionales.

El 22 de noviembre de 2013 el Tribunal Internacional de Derecho del Mar (TIDM) emitió su decisión frente a la solicitud de medidas provisionales por parte del Reino de los Países Bajos, en relación con la detención por parte de Rusia de 30 activistas de diferentes nacionalidades a bordo del buque Arctic Sunrise operado por Greenpeace Internacional, que se encontraban protestando en contra de la operación de la plataforma petrolera Prirazlomnaya dentro de la Zona Económica Exclusiva rusa. La Federación de Rusia desde un principio no reconoció la competencia del Tribunal ni asistió a las comparecencias.

Con el objetivo de ayudar al Tribunal en la adjudicación de la solicitud de los Países Bajos para las medidas provisionales, el 30 de octubre de 2013 Greenpeace presentó un amicus curiae[1] como parte del expediente, siendo la primera vez que una ONG ha hecho un escrito de tal naturaleza en un proceso contencioso internacional. El escrito sostiene la aplicabilidad del derecho internacional de los derechos humanos a las acciones de las autoridades de la Federación Rusa, que, según alega, violó los derechos de las personas a bordo del Arctic Sunrise.

El TIDM dió a las partes la oportunidad de formular observaciones sobre la petición de la ONG. Rusia declaró que no encontró una base legal para la concesión de la petición debido a la naturaleza no gubernamental de la organización solicitante; ni el estatuto del TIDM ni su reglamento mencionan la calidad de amicus curiae por parte de las organizaciones intergubernamentales. Sin embargo, está la posibilidad de que las partes propongan modificaciones a las reglas, siempre que el Tribunal lo considere apropiado.

Finalmente, el fallo del Tribunal ordenó a Moscú la liberación del barco Arctic Sunrise y a toda su tripulación detenida en Rusia en cuanto el Reino de los Países Bajos pagara una fianza de 3,6 millones de euros.

En un caso previo, Greenpeace y el Fondo Mundial para la Naturaleza presentaron un amicus curiae en un procedimiento consultivo el 17 de agosto de 2010. El Tribunal informó a las organizaciones que su declaración no se incluyó en el expediente del caso, ya que no se presentó de conformidad con el procedimiento. Sin embargo, el Tribunal transmitió el escrito a los Estados y organizaciones intergubernamentales que habían presentado declaraciones por escrito y publicó el documento en su sitio web.

El American Law Institute y el Instituto Internacional para la Unificación del Derecho Privado (UNIDROIT) explican al respecto que: “las comunicaciones por escrito sobre cuestiones jurídicas importantes en el procedimiento y los asuntos de información general puede ser recibidos de terceros con el consentimiento del tribunal, en consulta con las partes, el Tribunal podrá invitar a dicha presentación. Las partes deben tener la oportunidad de presentar comentarios por escrito dirigido a los asuntos comprendidos en dicha presentación antes de que sea considerado por el Tribunal”.

La presentación de un amicus curiae por parte de Greenpeace en el caso Arctic Sunrise y el tratamiento resultante del Tribunal son interesantes desde varios puntos de vista.

La petición de Greenpeace muestra que las solicitudes de las ONG a ser escuchado en calidad de amicus persisten a pesar del rechazo en el caso anterior. Greenpeace ha solicitado participar en procedimientos consultivos y contenciosos, sin embargo la naturaleza del caso ArcticSunrise podría explicar la decisión del Tribunal de no publicar la presentación en su sitio web como en el caso anterior.

En segundo lugar, a diferencia del caso núm. 17 en el que Greenpeace y WWF pidieron ser escuchados, en el caso Arctic Sunrise, Greenpeace se ha visto directamente afectada, aunque fueron los Países Bajos, quien depositó la fianza requerida, Greenpeace es compensada por el gobierno holandés para los gastos.

Por último, la petición de Greenpeace en el caso Arctic Sunrise sirve como una oportunidad para examinar las implicaciones de la participación de las ONG en la elaboración de leyes internacionales específicamente en materia de medio ambiente donde las ONG llevan una gran trayectoria.

Fuentes primarias:

Statute of the International Tribunal for the Law of the Sea (Annex VI of the United Nations Convention on the Law of the Sea

Rules of the Tribunal (ITLOS/8), as amended on 17 March 2009

Case No. 22The Arctic Sunrise Case (Kingdom of the Netherlands v. Russian Federation), Provisional Measures

 

Fuentes secundarias:

Cabrera Mirassou, M. (2013). El Tribunal Internacional del Derecho del Mar (Doctoral dissertation, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales).

Rey Aneiros, A. (1997). La constitución del tribunal internacional del derecho del mar: avances en el sistema de solución de controversias en el ordenamiento jurídico internacional.

Liceras, J. S. (2007). Las limitaciones del derecho internacional ante sus violaciones en el derecho del mar. In Canadá y la Unión Europea: visión multidisciplinar de la gestión pesquera (pp. 19-32). Universidade de Santiago de Compostela.

Rey Aneiros, A. (1999). La liberación inmediata de buques y sus tripulaciones (art. 292 de la CNUDM). La inauguración de la actividad jurisprudencial del Tribunal Internacional del Derecho del Mar.

Guilfoyle, D., & Miles, C. A. (2014). Provisional Measures and the MV Arctic Sunrise. American Journal of International Law, 108(2), 271-287.

Bevilacqua, G. (2014). Some Legal Issues Regarding the Effectiveness of International Law of the Sea and the Protection of Fundamental Freedoms in the” Arctic Sunrise” Case. Diritti umani e diritto internazionale, (1), 188-194.

Zylstra, A. Piracy or Hooliganism: detention of the Arctic Sunrise.

Pavlovskaia, E. (2014). The International Rule of Law in a Human Rights Era.

Sohn, L. B., Noyes, J., Franckx, E., & Juras, K. (2014). Cases and Materials on the Law of the Sea. Martinus Nijhoff Publishers.

[1]Los Amicus Curiae son memoriales ante órganos judiciales nacionales o internacionales que aportan argumentos a favor de una posición

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s