Segundo Aniversario de las Islas Diaoyu/Senkaku

stock-photo-25585609-china-and-japan-flag

http://www.istockphoto.com/photo/china-and-japan-flag-25585609?st=862aebc

Por: Edgard Cuestas Zamora / Estudiante de Relaciones Internacionales / Universidad de San Buenaventura, Sede Bogotá. Correo electrónico: Edgardcz91@gmail.com

El pasado jueves 11 de Septiembre se cumplieron dos años de la compra de las Islas Senkaku por parte del gobierno japonés a un privado nipón. Esta disputa se remonta a la Guerra SinoJaponea en 1895, fecha en la cual el Estado de Japón apelaría al concepto de terra nullius[i] para afirmar que la dinastía Qing (dinastía de dicha época en China) no había hecho ejercicio de soberanía alguno sobre el archipiélago, ubicado en el mar de la China Oriental y denominado Diaoyu por los chinos y Senkaku por los japoneses.

Los primeros registros de ese territorio se remontan al siglo XV y figura en obras chinas publicadas bajo la dinastía Ming. Japón anexó las islas en 1895 antes de entregar su explotación a un empresario del rubro pesquero. En 1969 la Comisión económica de la Organización de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico declararía que la zona podría albergar enormes reservas de hidrocarburos[ii], hecho por el cual en 1971, los gobiernos de China y Taiwán declararon tener soberanía sobre el archipiélago. En 1972, Estados Unidos, que administraba el archipiélago desde el fin de la segunda guerra mundial a través del Tratado de Paz de San Francisco[iii] decidió devolver a Japón la soberanía sobre el archipiélago a través de la firma del Tratado de Okinawa[iv], esto como contrapeso al fortalecimiento de las relaciones entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y la China Continental.

Desde entonces, las islas han sido administradas desde Tokio, pero sus aguas son a menudo surcadas por barcos chinos. Barcos chinos y japoneses desembarcaron en reiteradas ocasiones sobre la zona del Pacífico para reafirmar la soberanía de sus países sobre el archipiélago. La controversia entre China y Japón se reavivó en septiembre de 2012, cuando el gobierno japonés recompró las islas a su propietario nipón, hecho que sería percibido como una provocación por parte de China, lo que generó el resurgimiento del sentimiento anti japonés.[v] El problema que subyace entre China y Japón respecto a estas islas no se refiere exclusivamente a la importancia que estas revisten en razón a sus recursos naturales o a que sea una zona trascendental para el comercio marítimo internacional, sino también al factor de la esfera de influencia política que pueda existir a partir de la soberanía de las mismas.

El arsenal militar de ambas naciones agrava la situación y configura un escenario de riesgo global, en la que la expansión de la esfera de influencia de los Estados es la causa principal de los conflictos interestatales en el siglo XXI, ante ello, es posible plantear hipotéticamente tres escenarios:

  1. Mantenimiento del Statu quo

Ante la negativa china frente a la nacionalización de las Islas Senkaku y frente a las medidas de asegurar la presencia militar de Japón en la zona, se hace opaco un escenario en el que ambas posturas converjan para solucionar el conflicto. Ahora el tema de la soberanía tiene un nuevo matiz simbólico, ya que China asume su soberanía sobre las islas y pretende demostrar su liderazgo nacionalista floreciente en el sistema internacional, mientras que Japón intenta mantener un estatus jerárquico que parece verse debilitado, tanto por cuestiones económicas como políticas.

2. Escenario positivo: Negociaciones exitosas entre el presidente de China Xi Jinping y el Primer Ministro de Japón Shinzō Abe.

El punto de encuentro entre ambas naciones podría residir en la vocación de paz que adoptó Japón finalizada la segunda guerra mundial, cuando además de declarar su rendición transformó su carta constitucional con el objetivo de prohibir la guerra y el uso de la fuerza frente a otros Estados. Si bien la excepción a esta regla se encuentra en la agresión extranjera, es claro que este país no tiene objetivos reales de entrar de un conflicto, según lo establece el Informe sobre las Islas Senkaku de 2012 del Ministerio de Relaciones de Japón.

Así mismo, Japón y China han declarado con anterioridad una zona de paz en el mar de la China continental, que si bien no ha sido definido o delimitado, promueve el diálogo y la cooperación de ambas naciones en el mar de la China continental.[vi]

3. Escenario negativo: Configuración de un conflicto internacional

De acuerdo a información reciente, el gobierno de China acusó al senador John McCain de inmiscuirse en el tema al dar declaraciones en las que él asegura que Japón tiene la soberanía sobre dichas islas. El problema se agrava cuando el senador insta a los Estados que se puedan sentir amenazados por presencia marítima de China a actuar estrechamente para coordinarse. En este sentido y ante la aparente injerencia del gobierno norteamericano en la disputa entre China y Japón, la amenaza latente de un conflicto cuenta con el agravante de que en caso de conflicto, Estados Unidos apoyaría a Japón reconociendo el control administrativo de Tokio.   Ante la irrelevante necesidad de otros Estados de entrar en la disputa, este, de darse, sería un conflicto inter partes.

[i] En latín “tierra de nadie”, este concepto es definido como uno de los modos teóricos de la adquisición de la soberanía sobre el territorio de la tierra en el derecho internacional. De este concepto emana la doctrina de adquisición a partir de dos categorías: 1) posesión inmemorial y 2) prescripción adquisitiva, todas ellas emanadas de la dinámica expansiva del imperio romano. Para más información ver:

Lesaffer, Randall, Argument from Roman Law in Current International Law: Occupation and Acquisitive Prescription, The European Journal of International Law Vol. 16 no.1, 2005, pp. 46-56.

[ii] Su importancia estratégica es tal, que incluso se ha llegado a decir que son el epicentro del desafío chino a la hegemonía internacional de Estados Unidos, y que la zona tiene todos los ingredientes para convertirse en el próximo polvorín geopolítico mundial. http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/08/120818_internacional_japon_china_islas_tsb.shtml

[iii] El capítulo II del Tratado de Paz de San Francisco establece, entre otras cosas, el reconocimiento del Estado de Japón a la independencia de Corea (hasta ese momento una sola) y renuncia a una serie de territorios adyacentes a las Islas Quelpart y Formosa. El artículo II del mismo apartado establece que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas tendrá el control de las Islas del Pacífico, es decir, las Islas Senkaku, bajo el régimen de administración fiduciaria desde 1947.

[iv] En un artículo publicado por el servicio de investigación del congreso norteamericano en 2013, Mark Manyin, especialista en Política de Asia, afirma que la administración Nixon hizo entrega de las Islas Senkaku al gobierno japonés debido a que Estados Unidos no quería tomar parte en esta disputa territorial. El artículo 5 del Tratado de Okinawa contempla que Estados Unidos garantizará la seguridad y la protección de las Islas Senkaku, territorios que han estado bajo la administración nipona. Para ampliar información ver: http://fas.org/sgp/crs/row/R42761.pdf

[v] El pasado mes de abril de 2013, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, advirtió que Tokio repelería “a la fuerza” cualquier posible desembarco chino en las Senkaku. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/98539-barcos-chinos-senkaku-disputa-japon

[vi] El objetivo del Gobierno del Japón al adquirir las tres islas es continuar garantizando la administración y el mantenimiento pacífico y estable de las islas a largo plazo, implementando a la vez medidas apropiadas de seguridad en la navegación marítima, en las Islas Senkaku y sus alrededores. Se trata simplemente de una transferencia de dominio de una propiedad dentro del territorio del Japón, de un propietario privado al Gobierno del Japón, y por ende no debería generar ningún problema con otros países o región. La relación con China es una de las relaciones bilaterales más importantes para Japón. El papel constructivo de China es esencial para la estabilidad y la prosperidad de la región Asia Pacífico. Japón no desea que este tema afecte desfavorablemente a la totalidad de las relaciones Japón-China. Japón aspira a ahondar más la relación mutuamente beneficiosa basada en los intereses estratégicos comunes con China, y avanzar en la cooperación para la estabilidad regional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s