Hacia la elaboración de un Tratado sobre Empresas Transnacionales y Derechos Humanos

stock-photo-law-concept-words-human-rights-on-digital-background-174487049

Por: Verónica Torres Marenco

Miembro Academia Colombiana de Derecho Internacional

Magíster en Derecho Internacional / American University

Estudiante de Doctorado / Universidad de Greenwich

En Septiembre de 2013 Ecuador presentó un proyecto de resolución a favor de  la adopción de un tratado sobre “Empresas Trasnacionales y Derecho Humanos”[1]  ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Este proyecto fue apoyado por el Grupo Africano, el Grupo Árabe, Cuba, Bolivia, Venezuela, Kirguistán, Perú, Nicaragua, Sir Lanka y Pakistán.[2] Iniciativa apoyada también por mas de 90 organizaciones de la sociedad civil.[3]

La declaración expresaba valoración por el trabajo de la ONU en materia de derechos humanos y empresas transnacionales. Sin embargo también  planteaba gran preocupación al advertir las limitaciones de los documentos obligatorios frente a la protección y reparación de violaciones de derechos humanos que continuamente eran perpetradas por las Empresas Transnacionales (ET).  En este sentido la declaración propone avanzar hacia la adopción de un tratado con obligaciones específicas de las ET, de los estados y medios jurídicos efectivos para reparar. En junio de 2014  la propuesta fue aprobada por el Consejo.[4]  El apoyo de los  países africanos y asiáticos fue central para la aprobación de la resolución.  De esta se destacan las siguientes consideraciones:

  1. La responsabilidad principal de la protección de los derechos humanos se encuentra en cabeza del Estado;
  2. Las ET tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos
  3. Las políticas de reglamentación y legislación nacionales contribuyen a la protección de los derechos humanos por parte de las ET;
  4. El marco jurídico es relevante para garantizar la reparación por violaciones a los derechos humanos por parte de las ET;

En esta resolución el Consejo solicita la creación de un Grupo Intergubernamental, independiente, para diseñar el tratado. En este mismo periodo de sesiones, el Consejo adopta una resolución apoyada por un grupo de países principalmente europeos tendiente a fortalecer la implementación de los Principios Rectores en lugar de la negociación de un tratado internacional.

De la resolución para adoptar el tratado han surgido diversas críticas:

  1. Solo está dirigido a empresas transnacionales, lo que se considera un error porque deja por fuera las empresas mas pequeñas que también tienen impacto en las violaciones de derechos humanos.[5]
  2. Se desvían los esfuerzos para el fortalecimiento de la aplicación de los Principios Rectores porque provoca un retroceso en contra su implementación a nivel nacional.
  3. Habría obstáculos en la aplicación en caso de ser adoptado porque los países de donde provienen las ET mas grandes son aquellos que votaron en contra de la Resolución: Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, etc.[6] Estos  países pueden dejar sin efectos prácticos la aplicación del tratado al no firmarlo ni ratificarlo.
  4. Se visionan dificultades en el contenido y alcance en virtud de que las violaciones de derechos humanos por las ET son de naturaleza tan diversa como las mismas empresas y que abordar todos estos supuestos en un solo tratado es una tarea altamente compleja. Esto lo ha sostenido Ruggie, planteando que  representa un riesgo de que el tratado sea escrito en términos muy abstractos sacrificando lo substancial.[7]

No obstante las criticas, es importante resaltar que las posiciones a favor del tratado se refieren a la falta de vinculación jurídica y obligatoriedad de los Principios Rectores que tiene como consecuencia un efecto ineficaz frente a la prevención de violaciones de derechos humanos por la ET. Será importante tener en cuenta estas observaciones para darle seguimiento al desarrollo de este nuevo reto que sin duda puede traer avances y retrocesos en la responsabilidad de las empresas en los términos aquí planteados.

[1]http://business-humanrights.org/sites/default/files/media/documents/statement-unhrc-legally-binding.pdf

[2] http://cancilleria.gob.ec/wp-content/uploads/2013/09/DECLARACION.pdf

[3] Disponible en: http://www.stopcorporateimpunity.org/?p=3830

[4]Organización de Naciones Unidas,  Consejo de Derechos Humanos. Resolución A/HRC/26/L.22/Rev.1. 25 de junio de 2014. Disponible en: http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/LTD/G14/064/51/PDF/G1406451.pdf?OpenElement

[5] Declaraciones por Human Rights Watch y ECSR-Net Corporate Accountability Working Group: http://business-humanrights.org/en/binding-treaty/un-human-rights-council-sessions#twenty_four_session

[6] Monroy, Carlos Miguel. “Multinacionales a la Sombra” Hora Cero. 13 de agosto de 2014. Disponible en: http://horacero.com.pa/opinion/multinacionales-a-la-sombra-650.html

[7] Ibíd. Ruggie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s