Una breve nota a la columna del profesor Francisco Barbosa: “Turquía, más cerca de Europa”

Istanbul

El pasado 10 de febrero, el Doctor en Derecho y Miembro de la Academia Colombiana de Derecho Internacional (ACCOLDI) Francisco Barbosa publicó una interesante columna en el periódico El Tiempo titulada “Turquía, más cerca de Europa”.

Allí, se refirió de manera precisa a la República de Turquía, y por supuesto, a los vínculos históricos del país transcontinental con Siria e Irak, dejando entrever que las raíces culturales y religiosas de esta nación superan los intentos de occidentalización, cuya primera referencia pudieran ser las disposiciones jurídicas previstas por el líder nacionalista Mustafa Kemal Atatürk como primer presidente de Turquía.

Para el Doctor Barbosa, el pasado imperial de Turquía (evocando al Imperio Otomano) y su herencia musulmana son elementos que distancian a este país de los valores profesados por Occidente. Al respecto, señala el doble racero con el que la Corte Europea de Derechos Humanos (entre otros) condena a Turquía por violar el principio de laicidad, según el cual un Estado es neutral frente a los cultos religiosos. Dicha neutralidad estuvo prevista en los libros nacionales turcos.

Para Barbosa, la íntima relación de Turquía con la religión islámica ha sido el instrumento de Occidente para exigir un comportamiento laico, mientras que en situaciones similares ocurridas en países como Italia, Francia o Reino Unido, el tribunal ha sido mucho más flexible.

En esa misma línea, Barbosa señala que a través del islam, Turquía ha logrado recuperar el rol protagónico de los sultanatos, nominalmente gobernados por el califa, e incluso, su comportamiento geopolítico manifiesta dichos principios.

Aun así, Barbosa se refiere a los acercamientos de Turquía hacia Occidente, ejemplificando su candidatura de adhesión a la Unión Europea, la cual ha sido negada toda vez que los “valores comunes” de libertad, democracia e igualdad profesados por los países europeos y Estados Unidos no son, presuntamente, visibles en el país. De hecho, estos criterios fueron contemplados para el reconocimiento de nuevos Estados en el Este de Europa y el espacio postsoviético.

Para el Doctor Barbosa, el comportamiento occidental en relación a esta nación ha sido errático y dio lugar a la germinación en la segunda mitad del siglo XX de movimientos árabes de corte nacionalista, que en últimas, han resquebrajado los valores occidentales y luchan en contra de la lógica colonizadora de Occidente. No obstante, Barbosa resalta el papel de Turquía en su región, permeada por violencia la violencia fundamentalista y una evidente confrontación religiosa. Ante ello, y no solamente en razón a su ubicación geográfica entre Asia y Europa, el Doctor Barbosa afirma que Turquía no es más que una bisagra entre ambos continentes, pero es contundente en señalar que allí los valores occidentales se desvanecen, y que dichos intentos de europeización pondrían en riesgo la estabilidad de una nación con dimensiones culturales absolutamente divergentes.

Edgard Cuestas Zamora

Profesional en Relaciones Internacionales de la Universidad de San Buenaventura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s