El telón de fondo en el derecho internacional: breve guía de la práctica judicial al interior de la Corte Internacional de Justicia

The International Court of Justice

Por: Edgard Cuestas Zamora

Internacionalista, Magíster (Cand.) en Derecho Internacional de la Universidad de La Sabana

correo electrónico: edgardcuza@unisabana.edu.co

Uno de los mecanismos más útiles dispuestos por el derecho internacional al servicio de actores privados y públicos es la búsqueda de justicia ante cortes internacionales como una forma de solucionar sus controversias y suplir las herramientas jurídicas existentes en el derecho doméstico. Cuando de disputas entre Estados se trata, la noción de justicia incluye por supuesto la efectividad del derecho internacional.

En tal caso, la búsqueda de justicia en la escena internacional puede derivarse de la violación a una obligación o regla secundaria del régimen de responsabilidad internacional de los Estados o, como se verá inmediatamente, de una disputa entre Estados.

La Corte Permanente de Justicia Internacional (CPJI) como predecesora de la Corte Internacional de Justicia (CIJ)  entre 1922 y 1946 se encargó de definir el concepto de disputa en el caso Mavrommatis (Grecia vs Reino Unido de 1924) de la siguiente manera: “A disagreement over a point of law or fact, a conflict of legal views or of interests between two persons”.

En opinión del mismo Tribunal Internacional, la solución de disputas adquiere una dimensión jurídica y política, toda vez que desde la óptica política es una simple alternativa para la solución de disputas derivada de la voluntad de las partes, mientras que desde la perspectiva jurídica, cuando se somete una controversia a un tercero (órgano judicial) como la CIJ las partes se obligan a cumplir sus fallos, los cuales adquieren un carácter vinculante y tan solo pueden estar sujetos a interpretación o revisión según los artículos 60 y 61 del Estatuto de la CIJ. Esto fue expuesto en el caso entre Francia y Suiza relativo a las Zonas francas de la Alta Saboya y del Distrito de Gex de 1929.

Conforme a lo anterior, los Estados tienen la obligación de arreglar sus controversias internacionales por medios pacíficos. La Carta de las Naciones Unidas en su artículo 2 parágrafo 3 y su artículo 33 parágrafo 1 exhorta a los Estados a acudir a estos medios en aras de salvaguardar la paz y seguridad internacionales, lo cual también fue consignado en la Resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas referente a la Declaración sobre los Principios de Derecho Internacional sobre Relaciones de Amistad y Cooperación entre los Estados, Resolución que en opinión de la CIJ refleja la costumbre del derecho internacional.

Ahora bien, aquellos que se adentran en el estudio del derecho internacional podrían conferir una relevancia mayor a asuntos conceptuales sobre asuntos prácticos de la CIJ, ya que en ocasiones la atmósfera circundante a este Tribunal puede ser vista como distante de la propia realidad.

Por tal motivo, a continuación se hará una somera abstracción de algunos aspectos que son importantes para comprender la manera en que se desarrolla la práctica judicial al interior de la CIJ una vez los jueces deben tomar una decisión respecto de un caso. Además, se pretende dar algunos tips para la lectura de la jurisprudencia de este órgano a quienes inician esta labor. Con todo esto, se demostrará que la CIJ opera como un órgano de jurisdicción contenciosa y que sus fallos son el resultado de un arduo proceso deliberativo de la más alta complejidad y especificidad judicial.

Procedimiento interno y deliberación de los jueces de la CIJ

La práctica judicial de la CIJ fue adoptada en 1976 con la Resolución sobre la Práctica Judicial Interna de la Corte, la cual refiere el procedimiento previsto para la determinación de sentencias sobre excepciones preliminares así como ante la solicitud de opiniones consultivas por parte de la Asamblea General o el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, únicos órganos facultados para ello sin autorización según lo previsto en el artículo 96 de la Carta de la ONU. Es indispensable mencionar que la siguiente ilustración fue abordada con mayor profundidad en el MOOC International Law, el cual estuvo a cargo del profesor Pierre d’Argent, experto en Derecho Internacional Público y ex Primer Secretario de la CIJ.

La práctica judicial interna inicia un mes antes del inicio de las audiencias públicas ante la Corte con un primer documento interno denominado summary of the arguments of the parties, elaborado por la oficina de Registro y que sintetiza los elementos y problemas centrales de la controversia. Este documento es distribuido a cada uno de los 15 jueces de la Corte (artículos 4 a 9 del Estatuto de la CIJ), y de haberse constituido un comité ad hoc (artículo 26), a dichos jueces, esto sin perjuicio de que los jueces hayan recibido previamente los documentos escritos por cada una de las partes.

El segundo documento elaborado por el Registro de la Corte recibe el nombre de qualités (en francés), el cual contempla una resumida reconstrucción histórica de la controversia. En esta parte se reproducen las peticiones de las partes en los alegatos escritos. Vale la pena señalar que la disputa que la Corte tiene que solucionar es la que se refleja en las conclusiones finales presentadas por las partes.

El tercer documento se denomina list of issues, en el que se enumeran las preguntas relevantes que fueron presentadas por las partes en sus alegatos escritos y orales. Este documento cuenta con la supervisión del Presidente de la Corte. Esta lista debe ser aprobada por toda la Corte en un corto período de deliberación el cual tiene lugar una vez terminada la segunda ronda de audiencias públicas.

Posteriormente y durante un cierto período de tiempo, los jueces individualmente elaboran en una “nota” sus puntos de vista respecto a la lista de cuestiones y en donde tienen la libertad de responder a las mismas según lo consideren. Estas notas son confidenciales y posteriormente podrán ser distribuidas entre los jueces una vez toda todos hayan concluido. De no ser así, el intercambio de notas se pospone en aras de que la opinión de un juez no ejerza influencia sobre la de los demás.

Semanas después del intercambio de notas, los jueces se reúnen para llevar a cabo una “deliberación sustancial”, de carácter confidencial y en la cual cada juez expone sus puntos de vista. Esta etapa inicia en sentido contrario al orden señorial, por lo que los primeros en presentar sus argumentos son los jueces ad hoc, seguidos de los jueces recientemente electos y finalizando con el Presidente de la Corte. Esta instancia está prevista por el artículo 5 de la Resolución sobre la Práctica Judicial de la Corte, y dependiendo de la complejidad del caso, puede tardar varias semanas. Su relevancia reside en que una vez el Presidente de la Corte concluye la deliberación se resume la posición de la Corte, lo que en definitiva proyecta el sentido del fallo.

Sentido del fallo y proyección del punto de vista de la Corte

Con objeto de proyectas las posiciones de la Corte se conforma un Comité de Redacción que es conformado por 3 o 4 jueces incluyendo al Presidente de la Corte ex officio. Este Comité presenta un “borrador preliminar de la sentencia”, la cual es distribuida a los demás jueces para que en un período de semanas y si hubiere lugar puedan presentar enmiendas escritas a asuntos de fondo o de forma de la sentencia para elaborar un nuevo borrador, el cual es denominado first reading.

Terminada la lectura de este documento, los jueces deben anunciar si dan una opinión disidente o separada respecto de la sentencia, en cuyo caso el Comité de Redacción se reúne nuevamente para  elaborar un second reading que incluya las opiniones disidentes. Esta segunda lectura solo incluye los asuntos que hayan sido objeto de cambios.

Finalmente, tiene lugar la parte operativa de la sentencia, que supone el registro de los votos de cada uno de los jueces. El voto debe ser a favor o en contra del fallo, sin existir la posibilidad de una abstención. Una vez se finaliza la votación, la sentencia adquiere carácter res judicata. Es allí cuando la oficina de Registro compila las opiniones de los jueces y finaliza el texto de la sentencia. La lectura pública del fallo tiene lugar en el Great Hall of Justice del Peace Palace.

Esta sintética pero precisa descripción permite emitir dos conclusiones: en primer lugar, una sentencia de la CIJ como de cualquier otro Tribunal Internacional es el resultado de una elaborada práctica judicial, sustentada en una decisión legal tomada colectivamente. En segundo lugar y como podrá inferirse, hay aspectos neurálgicos de una sentencia, por lo cual el análisis de un dictamen de esta naturaleza debe concentrarse en la lectura selectiva enfocada en la decisión que es objeto de reclamación por cada una de las partes, para luego volcar la atención a la parte operativa de la sentencia, es decir, la decisión tomada por la Corte, por supuesto con especial énfasis en la ratio decidendi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s