Los derechos humanos vía al horno

foto-blog-accoldi

Por: Verónica Torres

Miembro ACCOLDI

Doctoranda / Universidad de Greenwich

A finales de octubre de este año tendrá lugar la segunda reunión del Grupo Intergubernamental, conformado para la elaboración de un tratado sobre derechos humanos que regule las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas. Posterior a esta, se presentará un proyecto de instrumento jurídico vinculante a consideración del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU).

La segunda reunión se desarrollará en un ambiente político favorable al tratado, gracias a dos circunstancias resultado de la primera reunión del Grupo Intergubernamental [1] y del Foro Anual de Derechos Humanos y Empresa de la ONU que promueve los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos (PR). [2]

La primera tiene que ver con el apoyo a la iniciativa. En  específico,  el impulso y respaldo de las ONGs reflejado en la masiva participación en la reunión del Grupo Intergubernamental y la contribución académica  de los expertos, quienes han explorado las posibilidades del tratado en los temas centrales mas delicados:  obligaciones del estado y la empresa; jurisdicción extraterritorial de los estados de la nacionalidad de las empresas transnacionales y  el acceso a los recursos judiciales.

Lo anterior se engloba en un ambiente de inconformidad expresado durante estos dos encuentros: 1. La deficiente implementación de los Principios Rectores a nivel nacional. A noviembre de 2015 solo 8 estados habían implementado los planes de acciones nacional. 2. Las denuncias sobre violaciones de derechos humanos por las empresas en el sur global (Latinoamérica, Asia y África).

La segunda circunstancia es que se despejó la preocupación sobre el  riesgo que correrían los PR. Pues quedo claro que no perderían vigencia y que tendrían una vocación complementaria al tratado. En efecto,  durante un panel del Foro Anual que organizó la presidenta  del Grupo Intergubernamental – Maria Fernanda Espinosa [3]-, uno de lo miembros del Grupo de Trabajo sobre empresas y derechos humanos – a cargo del monitoreo e implementación de los PR -, Dante Pesce, se puso a disposición para colaborar en esta iniciativa, y aportar la experiencia adquirida de lo logrado hasta la fecha con los PR. De esta forma, las tajantes manifestaciones de John Ruggie, autor de los PR, frente a tal idea de perjuicio,  han perdido peso en el actual debate.

Ante este ambiente político, se espera que las discusiones de la segunda reunión sean más concretas y en congruencia con el aporte de los académicos. La agenda de este año se puede resumir en 5 temas:

  • Alcance del tratado
  • Obligaciones de los estados
  • Obligaciones y responsabilidades de las empresas transnacionales y otras empresas
  • Recursos judiciales
  • Impactos económicos, sociales y medioambientales de las empresas transnacionales y otras empresas
  • Cooperación internacional en materia de justicia.

De esta reunión y con el objetivo de dar paso siguiente a la elaboración del proyecto de tratado, es vital que el Grupo Intergubernamental adquiera los suficientes insumos para dar respuesta como mínimo a los siguientes interrogantes: ¿cuáles derechos humanos se van a proteger en virtud del tratado?; ¿incluirá el tratado una cláusula de jurisdicción extraterritorial para los estados de nacionalidad de las empresas?; ¿será dirigido únicamente a empresas cuyas actividades son de carácter transnacional?; se establecerá un mecanismo internacional de peticiones individuales frente a violaciones del tratado o será este solo del nivel nacional?

Por último, tal vez es importante compartir una preocupación como testigo presencial: el protagonismo del sector privado en el Foro Anual refleja su ya conocida influencia en el seno de la ONU. Empresas transnacionales colaborando y/o financiando documentos elaborados por académicos y ONGs sobre diversos temas como buenas prácticas, casos de violaciones o simplemente iniciativas sobre los PR, les ha dado el espacio para integrar casi todas las discusiones. Esto no deja de ser preocupante si se reconoce, como es de mi opinión, que  el debate sobre la protección de los derechos humanos en la ONU debe promover espacios de equilibrada participación. En este caso, el rol de los movimientos sociales se ve empañado por el abrumador protagonismo de las empresas. Las primeras en el público las segundas en el panel.

[1] Julio de 2015, Organización de Naciones Unidas, Ginebra.

[2] IV Foro Anual noviembre de 2015, Ginebra

[3] Embajadora de Ecuador ante Naciones Unidas en Ginebra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s