La Ley Mordaza Global: un socavamiento a los derechos de las mujeres colombianas

Global Gag Rule

Foto de la Marcha de Mujeres contra la presidencia de Trump el 21 de enero de 2017

Por: Rebecca Pendleton

Profesora de la Universidad Externado de Colombia y de la  Universidad del Rosario

Imagínese un grupo de hombres blancos de traje oscuro, cuidadosamente agrupados alrededor de otro que señaló durante su campaña que, dado su estatus de celebridad, “podía agarrar a las mujeres de la vagina, podía hacerles de todo“.

Ahora, imagínese este mismo hombre y su grupo de hombres blancos, de traje oscuro, tomando decisiones sobre los derechos de las mujeres unos días después de una de las marchas de mujeres más grandes en la historia del mundo.

Pues, esto exactamente fue lo que ocurrió el 23 de enero de 2016, cuando el presidente número 45 de los Estados Unidos, Donald Trump firmó y reinstaló un memorándum presidencial conocido como  “La Ley Mordaza Global” (Global Gag Rule  en inglés) o “la Política de la Ciudad de México” que fue instaurada por el gobierno de Ronald Reagan en 1984 en aquella ciudad.

La Ley Mordaza Global es una política estadounidense que prohíbe a organizaciones internacionales brindar y/o promocionar el aborto o servicios relacionados con el aborto para poder recibir dinero del gobierno estadounidense. Esta ley prohíbe la distribución de fondos aún cuando el aborto sea legal en el país donde está ubicada la organización receptora.

Esta ley viola la soberanía del gobierno colombiano, al crear obstáculos en su esfuerzo por resolver una crisis de salud pública como es la del aborto inseguro, impidiendo así la implementación de la sentencia de la Corte Constitucional C-355/06, que despenalizó el aborto en tres situaciones: cuando la vida de la mujer esta en riesgo, cuando es producto de un acto violento; cuando hay una malformación incompatible con la vida del feto.

Dicha norma también impide que prestadores del servicio de salud sexual y reproductiva en Colombia, como Profamilia, que reciben financiación de los Estados Unidos, de una parte cumplan con sus deberes éticos médicos básicos y de otra viola el derecho fundamental de las mujeres a interrumpir su embarazo en las circunstancias ya mencionados, evento ya reconocido por la Corte Constitucional y el Consejo de Estado. De la misma manera ponen en riesgo la sostenibilidad de los prestadores del servicio de salud legalmente inscritos, que brindan este tipo de atención a las mujeres que toman la decisión de interrumpir su embarazo, en las circunstancias mencionadas en el párrafo anterior.

Cuando la mujer ejerce su derecho a practicarse un aborto está ejerciendo su derecho de asociación, su derecho a la libertad de conciencia y libertad de expresión; su derecho fundamental a la salud; y a su capacidad de participar en el fortalecimiento de la sociedad civil y de las instituciones democráticas.

La Ley Mordaza socava estos derechos consagrados tanto en la constitución colombiana como en los principios básicos establecidos en los instrumentos internacionales de derechos humanos, como la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos y en diversos instrumentos del sistema interamericano, como la Convención Americana sobre Derechos Humanos, La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, y la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión.

Es imperialista e hipócrita para los Estados Unidos, un país donde las mujeres aún tienen derecho a obtener información sobre el aborto seguro y legal en la mayoría de las circunstancias, imponer una ley que impida la ayuda financiera a toda organización que incluya remisión o información alguna en relación con el aborto.

En respuesta a esta ley, el gobierno de los Países Bajos quiere ayudar a estructurar un fondo internacional destinado a financiar proyectos relacionados con la planificación familiar, incluido el aborto, en países afectados por esta norma; Canadá acaba de anunciar que estaría donando $ 20 millones de dólares al mismo. También hay organizaciones no gubernamentales que se disponen a contrarrestar lo que esta haciendo la ley mordaza y grupos de abogados/as que pelearán jurídicamente en los E.E.U.U. contra sus efectos.

Sin embargo, este fondo no dejará sin efectos esta norma y los graves impactos que tendrá en la vida de las mujeres. Solo cuando haya una revocatoria permanente de la ley mordaza global se verá un cambio verdadero. Hay un proyecto de ley en los Estados Unidos, llamada la Ley HER (the HER Act) que propone revocar de forma permanente la ley mordaza global. Si bien es muy poco probable que se apruebe bajo la administración Trump, ha reunido un gran apoyo y podría considerarse como una solución duradera en el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s